Comin' in hot

Voy a empezar a lloriquear, que sé que os encanta...

jueves, 22 de diciembre de 2011

Kiss

Me dijo que expresara lo que sentía por ella en una foto. Que simplemente teníamos que mostrarnos tal y como éramos. Lo mío era muy fuerte, demasiado. Por eso la besé.

sábado, 10 de diciembre de 2011

¿What's up?

Se acercó. De su rostro emanaba un extraño calor, y sus pupilas no eran más que simples agujeros que se apagaban poco a poco, desilusión tras desilusión. Y me sonrió. Entonces sentí que era fuerte. Sentí eso que sienten los flojos de conciencia y duros de espíritu. Bombeaba sangre, que circulaba veloz, como si de una autopista arterial se tratara. Mi gesto se colapsaba, exhausto de buscar una forma adecuada que me hiciera parecer alguien, quizás por el alcohol consumido o por lo que llevaba esperando ese momento.
Bajo la consigna de "devuélveme lo que me pertenece" entablamos conversación. Y hablamos horas, y horas, y horas... repasamos todos y cada uno los sentimientos que habían azotado nuestro sistema nervioso en los últimos años. Mi pulgar y mi índice derechos luchaban a brazo partido con la superficie de su piel. Quería adentrarme en todas y cada una de sus capas. Quería que su intensa agonía se disfrazara en algo más que una realidad difusa....

No es fácil describir una situación así. Solo sé que en aquel momento había dos personas allí, el resto habían desaparecido por completo, se habían desintegrado para introducirnos en una intimidad imaginaria...pero nos bastaba.

Acerqué su rostro al mío, tratando de plasmar gráficamente la sensación de imán que sacudía mi cráneo. Y entonces se paró el tiempo...

Lo siguiente que recuerdo es salir de ese lugar con la sensación de que era el sueño de mi vida, no me preguntéis por qué...Tenía la extraña idea de viajar a otro planeta, a un rincón aparte en el que mandamos yo y... ella. La verdad es que dijo algo...algo que me tocó la fibra sensible de mi mente..

- ¿Qué fue?

No hay nada que te asegure, a día de hoy, que esto irá bien. Pero te aseguro que lo único que quiero ahora mismo es ser culpable de que todo empiece a ir mal.




lunes, 5 de diciembre de 2011

Criminal shit.

-¿Has vivido alguna vez sin pensar en algo que jode
-y centrando tu memoria en que queda mucho tiempo
-para, que el desenlace se tope con el minuto
-o el momento exacto en el que todo se empieza a perder?
-yo navegue por mil mares y trate de liberarme
-de la linea que separa cada uña con su carne
-pero, se me hizo eterna y acabe a la deriva
-preso, de mis ojeras y del valor que me grita

sábado, 3 de diciembre de 2011

Young

We are young, we have heart
Born in this world as it all falls apart
We are strong, but we dont belong
Born in this world as it all falls apart... (8)

domingo, 27 de noviembre de 2011

domingo, 20 de noviembre de 2011

When shit happens.

Rallado como una persiana, o como una cebra. Incapaz de cantar bajo la lluvia por buscar unos labios en los que esconderse. Refugio de su propia mirada, ocultada bajo la frente en una cabeza torcida 90º dirección suelo. Preso de una cárcel obviada por sí mismo. Poderoso pero humilde, luchador pero hermano.

Sumergido en un único pensamiento. En una mirada y en dos párpados. Ser inmortal no es una cuestión, ni un reto, es un hecho conseguido pero fácil de perder si llegan los monstruos. Si le acosan, le doblegan y golpean su fragilidad bohémica. Una x en un calendario marcada 11 veces con una página por rellenar. Un minuto con sentido en una vida que lo pierde si navega solo. No es fácil ser cupido hecho anillo, ni ser dos cuerpos entrelazados por el destino.

Esto es una vida. Una tonelada de momentos en los que se seleccionan los que más marcan. La memoria se llena cada minuto que pasa, el horror se aniquila cada segundo que está. Una especie de especia. Una especie de especial ternura que agita su columna vertebral. Un final definido cuya fecha no alcanza el calendario humano. Un minuto. Un segundo. Una M.

domingo, 13 de noviembre de 2011

miércoles, 9 de noviembre de 2011

One.

Saca el papel. Coge la boquilla. Tabaco. Lialo. Coge el mechero. Enchúfalo. ¿feliz? No tanto. Qué caprichosos son los sueños, que siempre te muestran lo que no quieres ver.

 Medito… mil cosas en mi cabeza. “No soy idiota, soy el mejor, autoestima joder, autoestima. Levanta el puño en señal de victoria, bueno, mejor no, que si no van a pensar que eres tonto. Que lo piensen, ¿qué más da lo que piensen? Son solo gente, almas con corazón y alquitrán. Huesos y arterias, venas y músculos. Ejércitos de hormonas, de malas y buenas acciones… que piensen lo que quieran.”

La verdad es que me gustaría ser como ellos… me gustaría poder coger mi ordinariez y mi porquería y plasmarla en un escrito como hacen ellos. Me gustaría pintar lo primero que me sale del escroto y dejarle claro al mundo que soy un capullo integral más, como todos ellos. Quisiera escupir en el suelo y formar un agujero por la cantidad de ácido que lleva mi boca. Que mi lengua fuera un sable, que destrozara la vida de aquellos que tratan de destruirme. Que de mi puta cabeza no salieran más que ideas maravillosas que mejoraran una y otra vez el planeta joder y a su vez destruirlo con bombas y demás artilugios demoníacos que destrocen la paz de las mentes de corazón tranquilo. Seres sin sentido, aunque ellos piensen lo contrario…

Pero si fuera así, perdería el encanto... y encima dejaría de ser especial...

Mejor otro día.

domingo, 23 de octubre de 2011

Domingo por la tarde

Y aquí me ves, con tres, cuatro cinco, seis signos más que denotan sensatez. Con la calma cálida de un ciclón en noches de verano. Como un pequeño insecto que repta por las pupilas de un mamífero de gran tamaño.

Un minuto sin alcohol, un segundo sin sonreír. Un Domingo por la tarde, un invierno en el infierno. Sed de pasión y aventuras, sed de tesoros y de amor. Pirata pirado por los mares que surca en el desierto que clama la longitud de tus piernas. Un muñeco arado por carros, desvestido del olvido y ataviado con hojas de papel sepia. Jugando a dos bandas con su libertad y con la lujuria que va más allá de un trozo de metal con valor de cambio.

Soñaba con un portal en forma de avenida. Y entró por la puerta de atrás.

martes, 6 de septiembre de 2011

3deJuniode2010


A la mierda. Demasiados años que desaparecen como cenizas en un huracán. Adios al periodo de nuestras vidas que nos ha convertido en personas, no niños, si no seres con pensamientos, ideales y formas de conducta propias.
Adios a hacer el ridiculo, a los momentos redondos y a las risas incontenibles. Adios a todo lo que hemos remado para morir en la orilla, como siempre. Ganamos o perdemos? Ganamos un futuro, un universo de perspectivas que no hacen mas que ampliar nuestros horizontes hacia un empleo, una familia y una vida normal con un sueldo normal… una vida lineal, lo qe todos buscamos. Pero yo me quedo con lo que perdemos tambien. Normalmente hay qe mirar hacia delante siempre pero en ocasiones es imposible.
Nadie olvidara nunca esta etapa de la vida. Ni las cosas buenas ni las malas, porque incluso lo malo ha tenido un sentido, didactico en el peor de los casos.
Viviremos nuestra vida de adultos, con nuestro dinero de adultos, nuestros problemas de adultos, pero en el fondo de nosotros seguiremos pintandonos de subrayador los brazos, seguiremos echandonos nuestras fotos y seguiremos saliendo de fiesta, aunque sea mentalmente.
Nos levantaremos por las mañanas y miraremos el café, el café nos mirara y echaremos de menos el maldito vaso de leche qe no entraba ni a tiros a las 7 de la mañana. Hablaremos como postuniversitarios, gente culta, con carrera, pero nos pararemos a pensar si quedaria mejor decir ‘’usted’’ o ‘’tio’’… y entonces sonreiras…
Sonreiras porque a pesar de todo sigues acordandote de tu graduación, de tu fiesta de la graduación, de aquel momento en el qe te ponen la banda y no sabes hacia donde mirar, si destrozar a tu tutor o mantener la compostura, si llorar o reir… Sonreiras porque si que recuerdas tus pequeñas proezas como estudiar cien paginas infumables el ultimo dia o sobrevivir a una clase de filosofia sin bostezar. Aqellos momentos en los que Nietzsche martilleaba nuestros pensamientos racionales, en los que republicanos y franquistas comenzaban a crear opiniones con un pequeño peso argumental. Años en los que beber era saludable y no salir de casa era insano, de marginado, de antisocial.
Y entonces trataras de revivir todos esos momentos: buscaras en tu agenda del movil y todos tus amigos habran cambiado de numero y compañía, iras casa por casa y la residencia sera otra, diferente a la qe recordabas… y entonces la sonrisa se tornara en llanto.
Maldeciras una y otra vez haber perdido los pilares qe sostenian tu vida, te daras cuenta de la importancia que tienen y ahí sentiras el vacio. Ese vacio que te hara lamentarte una y otra vez de aquel dia de la graduación en el qe dejaste de comunicarte con los que te necesitan y a los que tu necesitas igualmente. Ese dia en el que decidiste ser adulto y llevar una vida aburrida, con un trabajo aburrido, y una vida social inexistente. Todo por ser un adulto. Todo por olvidar aquellos maravillosos años.
PuntoPelota

domingo, 7 de agosto de 2011

Psicoactividad.

-Tío, he llegado a la conclusión de que solo necesito a mis colegas para pillar...

- ¿a qué viene esto?

- El pelotazo me sale a mitad de precio, pillándolo todo por mi mismo termino dejándome siempre un cacho que es devorado por los lobos de la casa de enfrente... Encima tio, últimamente he desarrollado la habilidad de realizar viajes astrales que me transportan a mil y un lugares que siempre he querido visitar...

- Déjate las setas joder...pero tengo curiosidad. Cuéntame un poco más de esos viajes...

-Verás, el viernes pasado, no sé la mierda que pillé, pero terminé anclado en un conflicto armado que no recuerdo... pero habían muchas esbásticas y campos de concentración, así que deduje que sería una de las guerras mundiales esas que se hacían antes sin más objetivo que el de demostrar tu superioridad sobre el resto... lo raro es que la gente no se extrañó cuando les expliqué de dónde venía... estaban tan acostumbrados a ver gente morir que simplemente me hablaban de médicos, psicólogos y paparruchas del estilo...

-Impresionante... ¿qué mas hiciste?

- Pues harto de viajar al pasado, decidí viajar al futuro, 10 o 15 años después de la época en la que vivimos... ¿te acuerdas de Rose, la tía que nos volvía locos en el instituto? Pues se había convertido en mi mujer, llevábamos cosa de 3 o 4 años casados y se la veía encantada de poder estar conmigo... El conflicto llegó cuando decidí aparecer delante de mi mismo..

- ¿Qué fue lo que pasó?

- No lo sé muy bien... de repente, mi yo del futuro comenzó a distorsionarse y a repetir una y otra vez que le había jodido la existencia. No sabía muy bien que hacer, así que simplemente me limité a dejarlo todo como estaba y volver a esta habitación... traté de volver al pasado y hacer como si nada hubiera ocurrido, dejarme la droga y todas esas cosas que me estaban haciendo daño, pero fue inutil... la adicción ya había calado hondo en mi.
Así que aquí estoy, con mi mejor amigo, disfrutando de una buena bolsita de índica y dos gramos de la mejor mierda química jamás creada... me alegro de compartir estos momentos contigo, tío.

- Sabes que estás muerto, ¿no?
.
.
.

-¿Qué?

domingo, 26 de junio de 2011

Un gran día.

Tras un grito sonoro maldiciendo al despertador de cada mañana, se levantó: no había tiempo que perder. Acercó su rostro desaliñado a su doble hospedado en el espejo y se lamentó una vez más de lo mal que le sentaba la barba de tres días y cuatro noches. Cazó al vuelo una de las pestañas que le caían de las cavidades oculares y desperdició un minuto de su tiempo en disfrutar del pequeño placer que le creaba el cosquilleo de la pestaña al frotarla entre sus dedos. Esbozó una sonrisa momentánea seguida de un “qué idiota eres” y decidió pedir un deseo, a pesar de que todo ese rollo de la superstición se la traía floja. “Que salga un buen día” pensó, y salió a la calle como todas las mañanas.

Sabía bien lo que le tocaba hacer. La precisión y la sangre fría se antojaban ingredientes imprescindibles para la ejecución de su tarea. ¿La víctima? Uno de esos politicuchos que caminan con aires de superioridad y que poseen coches de alta gama conducidos por esclavos mileuristas llamados chófers.

Los altos mandos habían hablado. Tenía que ser algo rápido, doloroso, que reivindicara una vez más los ideales de su banda. La serpiente tenía que aparecer en el cielo de Madrid como si del símbolo empleado para llamar al famoso superhéroe murciélago se tratara.

Un disparo en la cabeza. Gritos. Sangre. Insultos varios… todo estaba dentro del plan. Las pupilas se le dilataban solo de pensar en lo que iba a ocurrir. Era algo grande, algo que pasaría a la historia. Las futuras generaciones hablarían del principio de una nueva era marcada por la independencia de unos colores, marcada por la unidad separatista de un trozo de tierra.

Repasó una vez más el plan que había establecido cautelosamente. El diputado realizaba todos los días el mismo recorrido: de casa al ayuntamiento, del ayuntamiento a la heladería, de la heladería a recoger a sus hijos, y de ahí a su casa de nuevo. Ese era el momento perfecto. Todos sabían que el diputado se negaba a acudir con guardaespaldas a recoger a sus hijos; no era su estilo. Tampoco era el estilo de Gabi, eso de matar con niños delante no molaba, pero no era él quien mandaba.

Siguió durante horas el recorrido del diputado y llegó el momento esperado. El diputado salía de la puerta de la guardería con un hijo a cada mano cuando se acercó Gabi. Sin mediar palabra sacó su pequeña Desert y apretó el gatillo ante el gesto de horror que portaban los caminantes.

Pero nada salió como se esperaba. En lugar de disparar una bala, del cañón del arma amaneció una pequeña bandera en la que se podía leer “un buen día”. Siguió disparando, pero no hubo respuesta. Todo se había jodido. Ya no podía hacer nada. Miró hacia ambos lados y trató de huir, pero era imposible. Lo había hecho a cara descubierta. Quería ser recordado.

A los cinco minutos se plantó ahí toda la pasma. La impotencia le había llevado a arrodillarse delante del diputado sin mediar palabra; su derrota era todo un hecho. Los agentes le esposaron y formularon las frases tópico que se enuncian en estos casos. Para su sorpresa, uno de ellos le dijo algo que jamás olvidará: Ha sido un gran día, ¿verdad?

Y entonces recordó su pestaña, su maldita conjura anti supersticiosa y la forma en la que había pedido ese deseo. Claro que fue un gran día, fue un gran día, pero no precisamente para él…

jueves, 23 de junio de 2011

Superestrella.


Era un genio con la guitarra, todo el mundo lo sabía. Su capacidad para encajar acordes inverosímiles con la vibración de sus cuerdas convertía cada actuación en una experiencia de entraña a entraña. “Cómo toca el cabrón” solían decir cada vez que deleitaba al espectador con sus piezas musicales. Incluso llegó a provocar varios desmayos, además de algún que otro infarto… sí, como lo oyen, infarto. Lo que salía por sus manos a simple oído era música, pero en el fondo ese aura de genialidad no era más que una tapadera. Una tapadera que contenía en su interior una embriagadora  magia negra que impedía al seguidor apartar la mirada de la figura del mito.


Su música creaba una atracción tan arraigada que la delgada línea que separa el amor de la obsesión se cortaba con una motosierra si era necesario… era imposible pronunciar la palabra intimidad, y mucho más difícil era gozar de ella.
Agolpaba a sus fans en la puerta del camerino, en las puertas de los hoteles a los que iba. No servían de nada sus mil identidades, ni los cientos de pseudónimos que empleaba, ni las vallas eléctricas… era un sin vivir, una pasión enfermiza, el retrato de una obsesión.

Pero él sabía vivir con ello, es más, le encantaba vivir con ello. Sabía de su capacidad para transmitir mediante notas la solución a todos los problemas de sus fans. Sabía que cada vez que bajase de un escenario iba a tener a cientos de damas deseando llevar al extremo más obsceno posible a la palabra sexo. Era un amo, un semidios traído a la tierra para alegrarle la vida a esos patéticos seres inferiores. Pero eso no le bastaba.

Y como buena estrella que era, la fama le cegó. Mentira. No fue la fama. Fue el Speed. Fue la Coca. Fue la Weed, el jachís, el crack, y un largo etcétera de siglas que tienen como significado la muerte.

Ya no era aquel genio que cautivó a las masas. Ya no era aquella estrella que no requería de foco pues su propia guitarra ejercía de luz. Se apagó su luz, y con ella su magia. Dejó de hacer buena música. Las notas que enlazaba no eran más que acordes del montón que lo único que lograban era provocar el reproche contínuo de sus vecinos.

Y así se quedó. Poeta moribundo de frases célebres y composiciones firmes, autor de estas líneas cuyo nombre plasman la amargura de los años y el dolor de una década. Fiera de papel ardiendo por decisiones incorrectas. Conflicto inconcluso ansioso de resolución.

lunes, 13 de junio de 2011

Dame una birra

Y ya solo queda uno. Finde = Asesinato parcial de experiencias previas y recopilación total de experiencias efímeras. Cuidado con los litros....

martes, 7 de junio de 2011

Weeks

Just want.
Tirarme en la cama, cerrar los ojos, poner música y pasar 15 horas sin mover un dedo, eso es lo que quiero.
#unasemana solo una jodida semana más.

martes, 24 de mayo de 2011

domingo, 15 de mayo de 2011

Un poco de jazz

Dicen que la calidad de la escritura aumenta exponencialmente cuando los sentimientos se muestran negativos. Eso explica por qué actualizo solo los Domingos, supongo.

Hoy es de esos días de mierda, que no aparecen en ninguna enciclopedia ni se estudian en ninguna institución educativa, pero que todo el mundo tiene. Días en los que te apetece estar tirado en la cama, dejando pasar las horas, los minutos, los segundos, las milésimas de segundo, los nanosegundos, los momentos, los instantes... y al final te termina pareciando una eternidad hasta el espacio temporal más reducido.

Se me quitan las ganas de aparecer por el mundo y crearme una cuenta en mi second life particular, donde vivimos yo y yo. Sin espacio para más, sin calentamientos de cabeza y con la única vida social que me ofrece la pequeña porción de intelectualidad que rodea el interior de mi testa.

No voy a dar lecciones de optimismo ni voy a quemar una lanza por todo lo que es bonito, bello, dulce y suave al tacto. Voy a abuchearte a ti, a ti, a ti, a ti y a ti también, y voy a dejar que sea el diablillo de mi hombro izquierdo el que actúe en detrimento del clásico angelito situado a la derecha. Me encanta callarme lo que pienso y luego escribirlo por aquí, como si mi vida fuera interesante. Pero la verdad es que lo único que busco es la forma de deshacer el nudo que cubre la porción de mi cuerpo habitada por la garganta.

Vamos a ser felices, claro que sí. Y entonces me volví loco.

lunes, 2 de mayo de 2011

Mal, mal, mal

Es de esos días que miras al calendario y no te cuadra que no ponga Domingo en Times New Roman 56... se acercan meses vitales y las ganas de afrontarlos son de -10 o -15, si me apuras. La rabia me corroe de ver que hay cerca de 1.000.000 de páginas para memorizar, 50 trabajos que redactar y mucha mierda que tragar.

El único tiempo libre que va a quedar será el tiempo que utilice en pensar qué hacer con mi tiempo libre. Y cuando vaya a hacer algo sonará la alarma de mi reloj biológico que en esta época del año estará localizado en mi conciencia y me dirá: "estudia, redacta, estudia, redacta" Y me pondré a estudiar...

Pero claro, eso no servirá de nada porque el tiempo que pase estudiando lo pasaré pensando en qué podría hacer si no estuviera estudiando. Acabaré mandando a la mierda a mi reloj biológico, a mi conciencia, y me tiraré en la cama mirando al techo, riéndome yo solo imaginándome a mí mismo a mediados de Junio, en plena temporada examentil, con barba de dos semanas, 4 horas de sueño diarías y una dieta de un café y medio cada dos minutos.

Por eso ahora me miro frente al espejo y trato de grabar mi imagen, porque dentro de un mes guardaré gran semejanza con los villanos de más de una película de terror...

jueves, 28 de abril de 2011

Motivación

Ese soy yo, ese soy yo (8)

No me quita el sueño ni el mismisimo sueño. (gente sorprendida)

Y entonces vienes tú, dando pasos de gigante, y te pongo la zancadilla. Me subo a tu chepa y digo: se te ve el cartón, o la calva, o la calva y el cartón. Que soy el rey del mundo, vaya.

Y TÚ NO.




martes, 12 de abril de 2011

Slide away

Ni lo sé, ni lo entiendo...sólo sé una cosa: veo 4 por todas partes.


 #17miltonteríasymedia/stracciatela/Beahero/esperatraslalínea/sandro/estrellalevante/putasantaseanulan

Tan ameisin como siempre.

lunes, 4 de abril de 2011

Estrella.

Minusvalía social constante.
Pérdida del valor de un buen gesto moral frente al obsequio no abstracto.
La conciencia te hace creer que el peso de tu miedo equivale al número de veces que dices te quiero.
La única diferencia entre niño y hombre es el tamaño de su aparato reproductor.
El espejo es el jurado de una pasarela de modelos femeninos los 365 días del año.

La superficialidad del yo: el narcisismo llevado más allá. El desarrollo de las capacidades motrices infantiles lleva al posterior desarrollo de las incapacidades mentales con la llegada de la pubertad. La ilusión con la que se compra una crema, el salto de alegría que se da el día que la fuerza de atracción que ejerce la Tierra sobre una persona con sobrepeso decrece y, por tanto, conlleva una pérdida de peso interesante.

Cúan bello es observar a alguien feliz consigo mismo, sin ningún complejo acerca de sus ganas de vivir sin preocupaciones ni cuerdas que le sujeten a una cintura demasiado ancha, una nariz demasiado torcida o unos pechos demasiado pequeños. Arriba el optimismo joder, que para una vida que tenemos (respetando a los creyentes de otras religiones que creen en la multitud de vidas) no vamos a desperdiciarla tuneando nuestro cuerpo y nuestro carácter para encajar en la superficialidad de una sociedad que cada día apetece más tirar a la basura.

"Dame un euro, que te lo tire a la cara".

martes, 15 de marzo de 2011

Odio.

Se busca un agujero con vistas al núcleo terrestre en el que poder meter la cabeza durante un tiempo indefinido. No busco comodidades. A ser posible que no empeore mucho mi salud mental.

Tal vez, con un poco de suerte, encuentre en ese agujerito una nueva civilización, con spaguettis diarios, vaya que sí... y donde los 40 principales estén completamente prohibidos... qué maravilla...
Un lugar donde me enseñen Periodismo de verdad... donde haya asignaturas para hacer artículos de opinión, crónicas. Donde Documentación sea pecado capital y la Historia sea historia, valga la redundancia. Así si que sería yo feliz...pero claro, eso sólo pasa en las películas...

Mientras no se hagan realidad mis pajas mentales, seguiré aquí, con cara de no saber muy bien dónde me meto, y deambulando con más pena que gloria por esta broma llamada vida.

viernes, 11 de marzo de 2011

Agua.

Es acojonante eso de llegar a tu casa después de haber escuchado de refilón que ha habido un tsunami, enchufar el portátil, meterte en google, poner "Tokio" y que en lugar de 30 enlaces de información acerca del altercado te encuentres 30 enlaces de información a Myspace, twitter, facebook y página web oficial de Tokio Hotel... así nos va.

Pones la tele, y en lugar de un seguimiento contínuo de lo acontecido me encuentro con Belen (sí, Belen sin acento, seguro que ella lo pone así también) Esteban dando un clínic sobre cómo actuar(?) pareciendo una paleta de verdad. Ahí es cuando recuerdas que estás en España y que, cómo se suele decir: "Spain is different". Por eso terminas comprendiendo que la mayoría de canales de televisión estén repletos de completos inútiles.

Apagas la tele con una mueca de desagrado y caes de culo al asiento de tu portátil de nuevo. Te metes a twitter y... SORPRESA! 20.000 tweets que te explican minuto a minuto el desarrollo del desastre y la cantidad de daños que ha padecido la población afectada. Te das cuenta de algo que ya sabías con anterioridad: el único criminal que se va de rositas cada vez que asesina se llama Naturaleza y es madre.

Dicen que pegando el oído a una caracola puedes oír hablar al mar... pero cuando el mar comienza a gritar es mejor dejar de escucharlo.

P.D. El dedo corazón en alto a todo aquel que prefiera tragarse la programación de la sobremesa antes que conocer lo que pasa fuera de la vida de las celebrities españolas.

"Not tomorrow, not tomorrow"

jueves, 24 de febrero de 2011

Milan430

-Tierra llamando a Trives. Tierra llamando a Trives. ¿Me recibe?

-Alto y claro, estoy en territorio hostil, puede que tarde en pisar suelo terráqueo un par de siglos, o más... el asunto se está tornando peliagudo, pero que no se preocupen ahí abajo, que el cielo existe. De hecho, ahora mismo estoy en él. Sí, está más cerca de lo que yo pensaba ¿a qué distancia? a un par de decenas de kilómetros. ¿Sabe qué es lo más curioso? que tiene forma de goma de borrar.

martes, 1 de febrero de 2011

La madre de las ciencias

Escribes... sacas todo lo que tienes y lo unes para que tenga un sentido, sin que ese sentido se transforme en una garantía que lo haga inteligible. Pero aún así, tratas de que se cumpla el objetivo principal, dejas vacío el cerebelo de porquería y demás morralla. Callas y escribes... no formulas sílaba alguna, pero las construyes con tu propio estilo, tu propio ideal. Sin gritar parece que estás gritando, sin llorar parece que estás llorando, sin odiar parece que estás odiando... la escritura es el mejor termómetro de la vida. Sin tener ni un cursillo básico de arquitectura puedes edificar estructuras que pueden llegar a ser más bellas que la catedral de Florencia... Si sabes qué decir, puedes llegar a cambiar una forma de pensar. Puedes hacer que alguien se sienta identificado, que comparta sentimientos contigo en el anonimato que te regala un texto sin autor... autor innecesario, ya que lo que se muestra en el mismo no es un DNI, ni un correo electrónico... se muestra el verdadero ser, el que está en el fondo del foso del interior del escritor.

Las palabras de los grandes filósofos, un párrafo de Zafón o un artículo de García Márquez... un obsequio visual que puede hacer que una tarde de mierda termine por convertirse en una aventura en la que el único límite radica en la capacidad imaginativa de cada uno.

Me gusta ser de esa minoría que se emociona escribiendo un relato, o un simple texto, cuyo único argumento está dentro de mi, y se llama satisfacción... satisfacción que se camufla en cuatro líneas que para el 90% de la gente no tiene ningún tipo de valor, pero que para el otro 10% es agradable, e incluso, como pone por ahí arriba, llega a significar algo y crea un tipo de conexión entre un papel y dos personas.

Cuando haya problemas... dame sólo un papel y un boli, que yo buscaré las soluciones adecuadas.

"No olviden que a pesar de todo lo que les digan, las palabras y las ideas pueden cambiar el mundo (...). Les contaré un secreto: no leemos y escribimos poesía porque es bonita. Leemos y escribimos poesía porque pertenecemos a la raza humana; y la raza humana está llena de pasión. La medicina, el derecho, el comercio, la ingeniería... son carreras nobles y necesarias para dignificar la vida humana. Pero la poesía, la belleza, el romanticismo, el amor son cosas que nos mantienen vivos." (ECPM)

miércoles, 26 de enero de 2011

Free.

Uno de esos días que te sientes superpoderoso, como si hubiera una especie de pequeño ángel cabroncete de tu parte. Como si ese ángel se aliara con tu instinto y te llevara a hacer cosas increíbles sin miedo a perder nada, porque algo te dice que solo puedes ganar. Como si no tuvieras problemas, ni soluciones, puesto que no hay de lo primero.

Sólo Guinness, Coronita y Lucky de menta. Días para poner un disco de música, cerrar los ojos y dejar la mente vacía, navegando cual iceberg por los polos, formateando el disco duro propio, que está tan quemado que el núcleo de la Tierra tendría problemas para considerarse a sí mismo como "lugar caliente". Días para pillar un buen hobby y aferrarse a él... días para ser simplemente uno mismo. Para darle a los apuntes un buen uso y quemarlos en la chimenea. Para darle un abrazo a tu mejor amigo, un beso a tu novia y la mano a ese que está justo enfrente y no para de mirar como si le importaras.

Premisa 1: Superpoderes
Premisa 2: Tiempo libre en exceso
--------------------------------------------------
        
Conclusión: Riñón, ponte el cinturón... que vienen curvas.

sábado, 15 de enero de 2011

11

320 GB de memoria llenos... y lo que queda. Ni respirar hondo ni ostias, tengo los pulmones tan negros que si respiro hondo voy a expirar petróleo. Tabaco, estudio, tabaco, estudio, tabaco, estudio...
¿Mi mente? ausente de cordura.
¿Estado actual? Buscando manicomio con vistas al mar...
Que alguien me despierte, ya. O acabaré con todo libro de texto creado por currículums andantes.
Creo que voy a optar por meter la cabeza bajo tierra, las avestruces me entenderán, seguro que me hacen un agujero y todo particular, en el que pueda vivir tranquilo...
Al final me moriré de asco y lloraréis todos... vaya que sí.



MIERDA.

domingo, 2 de enero de 2011

Ameisin

Addagio repentino, encumbra a la cima del centro neurálgico del paraíso. Venas que serpentean con A+ como propulsor del motor con el fin de que lata el protagonista de novelas y cuentos de princesas... y late... Más deprisa. Más aún...

El escalofrío marca la salida de la carrera de hormigas más grande de la historia... ¿Vencedor? El cerebro, claro, que se torna placentero. 


La transpiración fría, quasi gélida marca la rigidez de los músculos oculares, mientras que el estómago reclama un papel principal con un sablazo que se desintegra en pequeños pinchazos contínuos dolorosos, pero a la vez agradables, que empujan a las mejillas hasta que esbozan una sonrisa.

 
Y finalmente, cuando la distancia es mínima, las neuronas se convierten en polvo y , ante la repentina incapacidad de formular palabras, decides sellar tus labios con los suyos, explotando de esta forma la felicidad acumulada.


Es raro pero... me encanta.